El Consorcio de Compensación de Seguros

El Consorcio  de Compensación de seguros tiene su origen en el artículo 128 de la Constitución Española y su función es la de garantizar una adecuada atención al ciudadano cuando existen determinados riesgos difícilmente cuantificables estadísticamente bien por su naturaleza extraordinaria  bien por una posible acumulación de daños en siniestros de gran magnitud.

En el presente artículo dejaremos de lado la posibilidad de que las compañías aseguradoras aseguren estos riesgos mediante la creación de “pools” como para el caso de los riesgos nucleares o el agroseguro.

 El Consorcio de Compensación de Seguros asume las funciones que legalmente le vienen atribuidas y que pueden ser tanto en el ámbito privado (riesgos extraordinarios, vehículos a motor…) o competencias en el ámbito público (Seguro de crédito a la exportación, función liquidadora de las entidades aseguradoras…). Nos centraremos en las dos principales funciones que en la actualidad son competencia del Consorcio; en relación con el seguro obligatorio de responsabilidad civil en la circulación de vehículos a motor y en los riesgos extraordinarios.

Dentro del ámbito de la responsabilidad civil por daños causados por vehículos de motor corresponderá al Consorcio responder en los siguientes casos:

          Daños en las personas cuando el vehículo causante del mismo sea desconocido, para este supuesto se considerarán daños en las personas los que sean de gravedad en la forma establecida en su legislación específica y que hubiesen necesitado de un cierto tiempo de estancia hospitalaria.

          Daños causados en las personas y en las cosas ocasionados por un vehículo que tenga su establecimiento habitual en España y los causados dentro del territorio español a terceras personas con residencia habitual en España o a bienes de su propiedad con un vehículo domiciliado en un tercer país situado fuera del ámbito europeo y que no tenga seguro.

          Daños en las personas y los bienes ocasionados por un vehículo robado.

En todos estos supuestos principales y en los demás donde tenga que intervenir el Consorcio de Compensación de Seguros el perjudicado tendrá acción directa contra el Consorcio que no puede condicionar el pago a que la persona responsable no pueda pagar o se niegue a hacerlo.

            El segundo supuesto que estudiamos en este artículo es la cobertura por parte del Consorcio de Compensación de Seguros de los Riesgos extraordinarios. En este caso se indemnizarán las pérdidas derivadas de acontecimientos extraordinarios acaecidos en España y que afecten a riesgos y personas situados en ella.

            Los riesgos que se entienden como extraordinarios a estos fines serán los siguientes:

          Los fenómenos de la naturaleza tales como; terremotos y maremotos, inundaciones extraordinarias, erupciones volcánicas, tempestad ciclónica atípica (tornados y rachas de viento de mas de 120 km/h) y las caídas de cuerpos siderales y aerolitos.

          Los ocasionados violentamente como consecuencia de rebelión, terrorismo, motín y tumulto popular.

          Hechos de las Fuerzas Armadas y Cuerpos de Seguridad en tiempos de paz.

La legislación del Consorcio de Seguros recoge una serie de definiciones a las que habrá que atenerse para determinar si un determinado supuesto es cubierto por la cobertura obligatoria del Consorcio o no. Hay que destacar que para que un determinado siniestro de este tipo sea cubierto por el Consorcio de Compensación hay que tener contratada una póliza de seguro en la que aparezca reflejada, de forma obligatoria, la garantía del Consorcio para el caso de la ocurrencia de este tipo de siniestros. Es decir, que si no se tiene póliza de seguro el riesgo no será cubierto por el Consorcio de Compensación. Por último a efectos exclusivamente de la cobertura de estos siniestros la Ley entiende como riesgos situados en España los que afecten a vehículos con matrícula española, inmuebles dentro del territorio nacional, los bienes muebles situados dentro de los inmuebles salvo los que están en tránsito comercial, en el caso de seguros de personas los que tengan su residencia habitual en España. Igualmente se indemnizarán los daños personales  originados en el extranjero cuando el asegurado tenga su residencia habitual en España.   

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


siete − 2 =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>