La solidaridad impropia

En este artículo queremos realizar un acercamiento a la teoría de la solidaridad impropia en el tema de reclamaciones por vicios y defectos constructivos tanto al amparo de la antigua regulación que se fundamentaba en el artículo 1591 del Código Civil como, a partir del año 2000, en la Ley de Ordenación de la Edificación.

Esta teoría de creación jurisprudencial no es admitida de forma unánime por los tribunales, aunque en nuestra opinión la mas moderna jurisprudencia va encaminada a aceptar su aplicación en el caso que nos ocupa.

La Ley de Ordenación de la Edificación, que en bastantes aspectos recoge la jurisprudencia  que interpreta el 1591, establece la regla general de la individualización de culpas entre los participantes en el proceso constructivo, decir regla general en el mundo del Derecho, al menos para el que escribe, es casi como excluir su aplicación en la inmensa mayoría de los supuestos, pero ese es otro tema.

La imposibilidad de deslindar esas culpas que se entienden concurrentes es lo que ha llevado al punto de la creación de esta teoría, es necesario indagar siempre el factor desencadenante de la deficiencia constructora, lo cual no puede hacerse de otra forma que no sea el dictamen pericial,  a fin de someter la correspondiente responsabilidad exclusivamente a aquel de los sujetos que debe ser imputado y solo cuando el suceso dañoso haya sido provocado por una acción plural y resulte imposible discernir las específicas responsabilidades de los técnicos/constructores en el resultado y consecuencias de la obra defectuosa habrá lugar a la condena solidaria de los intervinientes.

Esta condena solidaria es la que puede conceptuarse como impropia, que no impide determinar durante el proceso la individual participación de cada interviniente, que no restringe las acciones de repetición posteriores, no entraña litisconsorcio pasivo necesario y tienen la posibilidad de plantear un nuevo litigio donde deslindar las responsabilidades.

La solidaridad impropia afecta de forma importantísima a la prescripción, queda claro que no interrumpirá la prescripción frente a un no demandado en un procedimiento por cuanto es una solidaridad que nace a partir de la sentencia que la declara pero el supuesto mas problemático es el de la reclamación extrajudicial hecha frente al promotor, que es con quien se entiende el comprador de una vivienda, que bajo mi opinión no interrumpe el plazo de prescripción frente a los demás intervinientes, es decir para una acción entablada al límite de los diez años en la que el emplazamiento al Arquitecto le llega pasados los diez años de responsabilidad y durante el transcurso de esos diez años se han producido reclamaciones extrajudiciales, por medio de burofax por ejemplo, únicamente frente al promotor. Mi opinión es que la acción se encontrará prescrita, ahora bien porqué el comprador ve perjudicado su derecho cuando ha hecho todo lo que está en su mano para defenderlo, eso es una pregunta que muchas veces puede hacerse y que tiene difícil respuesta.  

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


tres + = 10

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>