La reclamación ante las participaciones preferentes

Uno de los temas que mayor alarma social ha levantado últimamente es el de las llamadas “preferentes” ofertadas por las entidades financieras a sus clientes y que por la tendencia del mercado en su mayoría han perdido un porcentaje elevadísimo de su valor o incluso el total de la inversión realizada. En este artículo queremos orientar a quien haya contratado este tipo de producto sobre cómo reclamar para la defensa de sus intereses.

 

            Sin entrar en profundidad las participaciones preferentes son valores de rentabilidad variable no garantizada donde las entidades que han vendido estos productos han actuado como intermediarias y en las que el cliente que las adquiere participa en unos hipotéticos beneficios de una entidad. Como todo producto financiero mientras mayor es el hipotético beneficio mayor será el porcentaje de riesgo que se asume. Ahora bien por qué se puede reclamar la devolución del dinero invertido si a día de hoy la inversión se ha perdido total o en gran porcentaje. Las entidades financieras, a la hora de ofrecer estos productos al mercado, siempre y cuando estemos hablando de consumidores particulares, deben cumplir la normativa de transparencia e información a la que vienen obligados en la Ley de consumidores y usuarios y en este caso concreto en la Directiva de Mercados de Instrumentos Financieros, esto es lo que ha fallado en los casos que estamos viendo todos los días en medios de comunicación acerca de este tema.

 

            Los consumidores creían, por falta de información sobre el producto, que adquirían otro tipo de producto bancario de mas seguridad a la hora de mantener intactos sus ahorros, información que la entidad vendedora tiene la obligación de facilitar a sus clientes de forma clara antes de proceder a su contratación, de lo contrario dicho contrato podrá ser declarado nulo condenando al vendedor a la devolución del importe invertido mas los intereses correspondientes. Un ejemplo de ello es este extracto de una sentencia de un Juzgado de lo Mercantil: “Al respecto, llama la atención, además de lo escueto de la información, que en la misma no se advierta al cliente sobre algo tan importante como es el riesgo de que éste pueda perder la inversión realizada, o bien, pueda sufrir una moratoria indefinida en orden a obtener la devolución del capital, y decimos que resulta significativo, por cuanto que la demandada sí que tiene en cuenta la posibilidad de insolvencia de la sociedad emisora de los valores en orden a eximirse de cualquier responsabilidad frente al cliente, pero no, en cambio, para advertir a éste expresamente y de forma clara de las consecuencias que tal insolvencia puede suponer para su inversión”

 

            Como siempre en este tipo de reclamaciones  tenemos dos opciones acudir a la vía judicial solicitando del juzgado la nulidad del contrato y la devolución de las cantidades abonadas, mas intereses y costas o la reclamación previa ante la Comisión Nacional del Mercado de Valores, no obligatoria para las entidades pero que va a facilitar mucho una hipotética reclamación judicial posterior.

 

            Para esta  segunda vía será necesario iniciar una reclamación ante el servicio de atención al cliente de la Entidad que vendió estas participaciones para, posteriormente y en el caso que no sea estimada inicialmente reclamar ante la CNMV.

 

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


siete + 2 =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>