LA LIQUIDACIÓN DEL RÉGIMEN DE GANANCIALES

En caso de no existir pacto en contrario el régimen económico matrimonial será el supletorio legal de sociedad de gananciales, histórico en el Derecho español y que sigue plenamente vigente si bien cada vez parece mas que los futuros cónyuges van optando  por el de separación absoluta de bienes.

En caso que el procedimiento de divorcio sea contencioso los Tribunales, por regla general, no vienen admitiendo la posibilidad de resolver en un solo procedimiento el divorcio, con las consecuencias sobre hijos vivienda y pensiones que procedan, y la liquidación del régimen económico matrimonial, encontrándonos en una situación de extinción del matrimonio pero en la que los ya excónyuges  poseen aun un patrimonio común, teniendo lógicamente un derecho a su parte, una comunidad postganancial como lo llaman algunos tribunales.

Técnicamente no nos encontramos en una comunidad por cuotas o porcentajes hasta el momento de la definitiva liquidación, pero esto es otro tema mas teórico que práctico. Una vez disuelto el matrimonio serán de aplicación las normas relativas a la comunidad de bienes no a las del matrimonio, participando cada uno en proporción a sus cuotas en beneficio de la comunidad; y por el lado contrario debiendo repartirse las posibles cargas existentes.

En primer lugar se deberá formar el activo y pasivo de esa comunidad, para posteriormente abonar las cargas que pudieran existir y la adjudicación del sobrante a cada cónyuge en proporción del 50 %, salvo que haya existido pacto en contrario.

No siempre es fácil determinar el origen privativo o ganancial de un bien, el supuesto mas habitual es el de la vivienda que adquirió uno de los cónyuges antes del matrimonio, en muchos casos por ser el único que tenía acceso a viviendas con algún tipo de protección oficial, pero que el préstamo hipotecario que grava la misma se encuentra a nombre de los dos. En este supuesto habrá que estar al caso concreto pero, en nuestra opinión, el cónyuge que no conste como propietario no tendrá derecho, inicialmente, a una cuota sobre la propiedad de esa vivienda, sino un derecho contra la comunidad por las cuotas que se hayan satisfecho, si bien el rendimiento del trabajo es ganancial, parece lógico que si se ha pagado entre los dos se tenga ese derecho de crédito contra la comunidad. Nada impide que se pueda adjudicar un porcentaje proporcional sobre esa vivienda en pago de ese crédito, circunstancia nada aconsejable, pero posible.

En caso de discrepancia sobre este punto decidirá el Juez qué bienes forman parte del inventario en el activo y en el pasivo. Posteriormente se producirá a adjudicación a cada cónyuge por mitad, que es caso de que no exista acuerdo será efectuada por un partidor designado judicialmente, con las preferencias para cada cónyuge que establece la Ley. Si en esa adjudicación un cónyuge recibe bienes por mayor valor que el otro deberá compensarse esa diferencia en dinero.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


3 + tres =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>