Los Juicios de Faltas

Las faltas son las infracciones penales de carácter leve que establece nuestro Código Penal y que son las que se juzgan en este tipo de procedimientos. Para la celebración del mismo no es necesaria la asistencia de Abogado ni Procurador, pudiendo ser la misma persona la que se defienda de este tipo de acusaciones, ahora bien,  este carácter de falta no quiere decir que en determinados casos estos juicios no sean importantes para las partes, sobre todo si estos juicios de faltas vienen provocados por denuncias que, con mas o menos fundamento, pueden incidir en otro procedimiento abierto o que está pendiente de iniciar en otra jurisdicción.

El procedimiento se inicia cuando existe una denuncia y el Juez la califica como falta, esto puede suceder en el primer momento del proceso, cuando está relativamente claro que los hechos pudieran ser constitutivos únicamente de falta o cuando una vez efectuadas las diligencias que se estimen para investigar el asunto se decida que los hechos, en caso de resultar probados, serían merecedores del castigo de falta.

El plazo para interponer la denuncia es de 6 meses, de lo contrario prescribirá la falta, en el mismo caso si el procedimiento se encuentra sin actividad durante mas de este tiempo prescribirá igualmente.

Aunque no sea necesaria la asistencia de Abogado es muy recomendable y en algunos casos puede ser decisiva, muchas de las infracciones penales, incluidas las faltas,  pueden conllevar que el infractor sea condenado al abono de la responsabilidad civil derivada de dicha falta y ahí la cosa cambia, las cantidades a las que se puede condenar en concepto de la ya mencionada responsabilidad civil pueden ser elevadas según la gravedad y en ese caso el juicio de faltas toma una dimensión mucho mayor, aunque sea en el aspecto económico.

Estos casos principalmente son las faltas por lesiones, muy comúnmente producidas en accidentes de tráfico o en cualquier tipo de altercado, o las de daños en bienes de propiedad ajena.

El juicio de faltas en si, es un procedimiento bastante sencillo en el que la parte denunciante se ratificará en su denuncia y se preguntará al acusado; en el mismo acto se propondrá y practicará la prueba y las partes harán su solicitud de condena. El Ministerio Fiscal será el primero en informar al Juez sobre su petición que no siempre tiene porqué ser de condena.

La Sentencia puede ser inmediata en el mismo momento y en ese mismo momento habrán de decidir las partes si quieren hacer uso de su derecho a plantear recurso contra la misma.    

 

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


× cuatro = 16

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>